Di-sí-mulo

Lo cierto es que entramos en aquella casa con mucha ilusión. A pesar de que apenas nos habíamos parado a mirarla con detalle –es lo que ocurre cuando le compras la vivienda a un amigo-, intuíamos que iba ser un piso para toda la vida: Mi mujer, el nene y el perrito que nos ladraba […]